Dislalia: Características, Tipos Y Tratamiento Del Trastorno Del Habla

¿Ha escuchado hablar alguna vez sobre la dislalia? Esta patología tiene que ver con el trastorno del habla y forma parte de los problemas en el área de la comunicación. Es por ello que, a continuación, haremos un recorrido por sus principales características, tipologías y tratamientos.

Para comenzar, diremos que la dislalia no es otra cosa que la dificultad para pronunciar algunos sonidos o palabras, mostrando una articulación incorrecta o deficiente. En este sentido, podemos distinguir entre dos grandes clases:

  • Dislalia articulatoria: se manifiesta a través de la falta de coordinación de los movimientos articulatorios.
  • Dislalia fonética: está asociada a la alteración de los sonidos.

En relación con las etapas por las que transcurre esta patología, existen cuatro tipos de dislalia:

  • Dislalias adquiridas: provocada por lesiones neurológicas o enfermedades como el Parkinson o el autismo.
  • Dislalias evolutivas: a raíz de un retraso en el lenguaje, motivado por el desarrollo inadecuado del mismo.
  • Dislalias neurológicas: motivada por la presencia de lesiones neurológicas agudas.
  • Dislalias estructurales: debido a la anomalía anatómica del sistema fonético.

En cuanto al tratamiento de la dislalia, lo más importante es que sea individualizado y subdividido en varias etapas que abarque desde un reconocimiento de los ruidos de la lengua hasta la adquisición de los modelos adecuados para una buena articulación. Se requiere, por tanto, la ayuda de un terapeuta del habla que aconsejará al paciente en relación con sus problemas, le enseñará a utilizar los modelos adecuados, y le proporcionará pautas para mejorar la coordinación entre los movimientos articulatorios.

Así pues, en este artículo analizaremos las principales características, tipos y tratamiento para abordar la dislalia. ¡Vamos a ello!

Índice de Contenido
  1. CAUSAS de los desfases de lenguaje l ¿POR QUÉ NO HABLA? l Mi terapia con Ximena
  2. Dislexia: los sueños no se leen, se hacen realidad. Luz Rello, investigadora y lingüista
  3. ¿Cuáles son las principales características de la disfalia?
  4. ¿Qué tipos de disfalia se distinguen?
  5. ¿Cómo se diagnostica el trastorno del habla?
  6. ¿Qué tipo de actividades son útiles para mejorar el habla en pacientes con disfalia?
  7. ¿Qué tipo de terapia es la más adecuada para tratar la disfalia?
  8. ¿Qué recomendaciones se ofrecen a los padres de niños con disfalia?

CAUSAS de los desfases de lenguaje l ¿POR QUÉ NO HABLA? l Mi terapia con Ximena

Dislexia: los sueños no se leen, se hacen realidad. Luz Rello, investigadora y lingüista

¿Cuáles son las principales características de la disfalia?

La disfalia es un trastorno del lenguaje que se caracteriza por la alteración o dificultad para emitir sonidos, palabras y frases de forma correcta. Para que constituya un diagnóstico de disfasia hay que comprobar primero que el déficit en el lenguaje no esté causado por deficiencias auditivas, intelectuales, motores u otros factores, y que el hablante presente una dificultad para usar su lenguaje con los fines propios del lenguaje, es decir, comunicarse.

Principales características de la disfalia:

Lee Tambien:Duelo Anticipado: ¿Qué Es Y Cómo Afrontarlo Cuando Sabemos Que Alguien Cercano Va A Fallecer?
  • La disfalia se produce por problemas en el desarrollo del lenguaje.
  • Normalmente se manifiesta desde la infancia, pero también puede desarrollarse en etapas posteriores.
  • Se caracteriza por descoordinaciones entre el movimiento de la lengua, labios, dientes y paladar.
  • Puede manifestarse de diferentes formas y afectar la producción de sonidos, sílabas, palabras y frases.
  • Existen diferentes grados de severidad, desde aquellas personas con disfalia leve que apenas muestran un pequeño retraso hasta aquellas que muestran un significativo retraso en el desarrollo del lenguaje.
  • Puede afectar tanto el lenguaje hablado como el lenguaje escrito.
  • Puede coexistir con otras dificultades del lenguaje como el lenguaje expresivo o la lectoescritura.

¿Qué tipos de disfalia se distinguen?

La disfalia es un tipo de interferencia en el desarrollo del lenguaje. Existen distintos tipos de disfalia, que varían según el tipo y la gravedad de los síntomas. Estas se pueden clasificar en lenguaje expresivo, lenguaje receptivo, disfonía, afasia y disglosia.

Disfalia expresiva: Esta disfalia se caracteriza por dificultades para la producción del lenguaje, es decir, las personas que la padecen tienen problemas para articular la palabra de manera adecuada. Estas dificultades, generalmente, no afectan al entendimiento de la lengua hablada por otros sujetos.

Disfalia receptiva: Esta disfalia se caracteriza por dificultades en el entendimiento del lenguaje, es decir, las personas que la padecen tienen problemas para comprender las palabras o frases sencillas pronunciadas por otros sujetos. Estas dificultades, generalmente, no afectan a la capacidad de expresión de la lengua.

Disfonía: Esta disfalia se caracteriza por dificultades para producir sonidos adecuados con la lengua. Los sonidos emitidos por las personas con esta disfalia suelen ser incompletos o alterados, lo que impide que los demás entiendan claramente lo que está tratando de decir.

Afasia: Esta disfalia se caracteriza por dificultades para comprender y/o expresar ideas mediante el lenguaje. En ocasiones, también pueden presentar otros síntomas como perdida de memoria, confusión e incapacidad para lectura y escritura.

Disglosia: Esta disfalia se caracteriza por dificultades para la articulación de sonidos complejos, como los consonántes, y para controlar la velocidad y ritmo del habla. Este tipo de disfalia, a menudo, se encuentra asociado a problemas de pronunciación.

¿Cómo se diagnostica el trastorno del habla?

Los trastornos del habla son patologías que afectan la adquisición, producción y fluidez de una o más habilidades del habla como razonamiento, lengua, lenguaje y articulación. Estos trastornos pueden presentarse en personas a cualquier edad. Por lo tanto, para diagnosticar un trastorno del habla se recurre a diferentes técnicas que permitan establecer el nivel de problemas que una persona pueda tener.

Lee Tambien:El Altruismo: La Virtud De Ayudar A Los Demás Sin Esperar Nada A CambioEl Altruismo: La Virtud De Ayudar A Los Demás Sin Esperar Nada A Cambio

En primer lugar, se trata de realizar una evaluación que consiste en preguntas relacionadas con el desempeño y los hábitos del habla de la persona en diferentes ámbitos de su entorno. Esto se complementa con un examen físico para detectar cualquier anormalidad en la boca o garganta que afecte el habla. Además, se incluye la evaluación con tests específicos para detectar ritmo de habla, articulación, trastornos del lenguaje y si la persona está tendiendo a reducir su discurso para evitar emisiones anormales de sonidos o palabras.

Posteriormente, el profesional de la salud revisará un historial clínico completo para determinar si existen factores neurológicos o psicológicos que podrían contribuir al trastorno del habla. Así mismo, se investigará sobre los antecedentes familiares de trastornos del habla, lesiones cerebrales, etcétera.

Además, se recurre a una serie de pruebas relacionales- de memoria, inteligencia y lenguaje- para determinar si la persona presenta otros trastornos como el autismo, retraso mental, dislexia u otras condiciones asociadas. Los profesionales evaluarán la comprensión del lenguaje verbal y escrito, la memoria, el entendimiento de conceptos abstractos y la capacidad para elaborar oraciones. Finalmente, los profesionales pueden recurrir a la ayuda de los padres o tutores para determinar el nivel de desarrollo normal del habla de la persona.

De esta forma, la compatibilidad de todos los datos obtenidos durante la evaluación ayudará a detectar y diagnosticar un trastorno del habla. Concluyendo, se trata de un riguroso proceso que involucra una serie de pruebas y evaluaciones para determinar el alcance de los trastornos del habla en una persona.

¿Qué tipo de actividades son útiles para mejorar el habla en pacientes con disfalia?

La disfalia consiste en un trastorno del lenguaje que afecta la fluidez, la articulación y la sintaxis de las palabras. Los pacientes con disfalia son incapaces de utilizar el lenguaje de forma adecuada debido a dificultades tanto físicas como cognitivas.

Las terapias para mejorar la habla en pacientes con disfalia pueden ser muy variadas y dependen en gran medida de la edad del paciente y de la gravedad de su trastorno. A continuación se presentan algunas actividades que resultan útiles para mejorar el habla:

  • Establecer un ambiente cómodo para la expresión verbal: para esto, es importante contar con el apoyo de familiares y entornos amigables; esta etapa promoverá la confianza del paciente para realizar ejercicios de habla sin temor.
  • Realizar juegos de lenguaje divertidos: cantar canciones infantiles, practicar rimas, leer poesías, entre otros.
  • Explicar al paciente el uso correcto de los sonidos y los nombres de objetos básicos, hasta llegar a conversaciones más complejas.
  • Ejercicios de concentración para mejorar la precisión al pronunciar sonidos: esto implica realizar juegos lingüísticos o utilizar herramientas educativas para mejorar la afinidad del paciente con la sílaba y la entonación.
  • Aplicar reglas sencillas para estimular el uso de frases más acertadas y elaboradas.
  • Incentivar momentos de diálogo con familiares y amigos, en los que el paciente deba explicar sus ideas.
  • Ejercitar las capacidades auditivas, para que el paciente logre identificar y ajustar los sonidos y palabras pronunciadas.
  • Crear imágenes, poemas y relatos cortos que contengan palabras desconocidas, para que el paciente vaya incorporando nuevo vocabulario a su léxico.

¿Qué tipo de terapia es la más adecuada para tratar la disfalia?

Para tratar la disfalia, una de las principales terapias recomendadas es la Terapia de Lenguaje Estratégico (TL). Esta terapia se basa en la teoría del lenguaje contextual para enfocarse en el lenguaje como producto y proceso. La TL tiene tres fases principales: iniciación, desarrollo y consolidación. Esta terapia se utiliza para ayudar a los niños a mejorar su habla y su comprensión, así como conectarse mejor con sus amigos y familiares.

Lee Tambien:El Arte De No Pensar: Aprende A Vivir El Momento Presente Sin Dejar Que La Mente Te DomineEl Arte De No Pensar: Aprende A Vivir El Momento Presente Sin Dejar Que La Mente Te Domine

La iniciación se refiere al proceso de ajuste entre el terapeuta y el niño para crear una base sólida para la terapia. En esta etapa, el terapeuta primero evalúa el malestar del niño y su historial relacionado con la disfalia. Esta información ayuda al terapeuta a desarrollar un plan de tratamiento que satisfaga las necesidades del niño.

El desarrollo se centra en ayudar al niño a desarrollar nuevas habilidades y comportamientos para mejorar su lenguaje. Esto incluye enseñar habilidades comunicativas, desarrollar la capacidad del niño para articular palabras, frases y oraciones correctamente, y comprender la gramática y el vocabulario. El terapeuta también puede trabajar con el niño en situaciones sociales para mejorar su interacción con los demás.

La consolidación se refiere al trabajo adicional realizado para lograr un avance duradero en el lenguaje del niño. Los terapeutas trabajan con el niño y sus padres para ensayar situaciones específicas y ayudar al niño a consolidar las nuevas habilidades adquiridas para aumentar el éxito a largo plazo. Algunos ejemplos de estas situaciones incluyen situaciones familiares cotidianas, como hacer compras o cenar en un restaurante.

La Terapia de Lenguaje Estratégico es un tratamiento eficaz para la disfalia. Esta terapia se divide en tres etapas: iniciación, desarrollo y consolidación. Dado que el objetivo de esta terapia es ayudar a los niños a mejorar su comprensión y uso del lenguaje, puede ser un maravilloso recurso para aumentar el éxito de los niños con disfalia a largo plazo.

¿Qué recomendaciones se ofrecen a los padres de niños con disfalia?

Los padres tienen un papel importante en el correcto tratamiento de la disfalia. Estos son algunos consejos que se recomiendan para los progenitores de niños con problemas de articulación:

1. Acudir al especialista: Es necesario acudir a un fonoaudiólogo para determinar el grado de disfasia que padece tu hijo y las terapias más convenientes para abordarlo. De esta forma, podrá recibir los cuidados adecuados para una mejor articulación del lenguaje.

2. Fomentar la comunicación: Fomentar la comunicación en la casa es fundamental para estimular el habla. Crear actividades específicas para mejorar la dicción y la autoestima será muy beneficioso para el menor.

Lee Tambien:¿Aburrido? ¡Bosteza! Conoce Cómo El Bostezo Refrigera Tu Cerebro¿Aburrido? ¡Bosteza! Conoce Cómo El Bostezo Refrigera Tu Cerebro

3. Hablar con naturalidad: Los padres no deben forzar al niño a hablar sin que se sienta presionado. Para ello, es mejor no discutir los errores articulatorios a la hora de hablar.

4. Expresiones visuales: En los casos donde se presente disfasia más severa, es bueno estimular la expresión a través de señas y/o lenguaje de signos.

5. Superar el estigma social: Uno de los principales problemas de quienes tienen problemas con el lenguaje, es que suelen ser discriminados por los demás. Por ello, es importante orientar al niño hacia el trabajo duro y la persistencia para seguir mejorando su habla.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Dislalia: Características, Tipos Y Tratamiento Del Trastorno Del Habla puedes visitar la categoría Salud Y Bienestar.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir